Si llegas a este blog y te encuentras con esta entrada probablemente tendrás dos preguntas:

  • ¿Quién soy?
  • ¿De qué va esto?

La primera se responde aquí.

La segunda es todo un viaje personal.

TL;DR: He cambiado cosas en mi vida y necesito contarlas. Quiero explicar lo que sé y lo que conozco sin darle importancia a lo que opinen los demás. Quiero expresarme libremente. No habrá comentarios, aunque me podéis mandar un email para contarme vuestro punto de vista, opinión o como cocináis las gambas al ajillo si lo preferís.

Lo que viene a continuación es un tostonazo que a lo mejor le resulta interesante a alguien:

El drama

Hace unos meses llegué a un punto de mi vida en que me tuve que replantear qué estaba haciendo con ella. Llámalo crisis de los 30 (aunque tengo 35), llámalo hacerse mayor, llámalo como quieras. No estaba satisfecho con mi vida laboral ni con mi vida personal aunque aparentemente ambas cosas estaban Bien (TM). Mi trabajo me daba proyectos interesantes y un sueldo que aunque no era bueno, era decente y que además tenía unas expectativas de crecer mucho más en poco tiempo.

Pero llegaba cada día a casa mentalmente exhausto. No tenía fuerzas para nada, ni siquiera para lo más fácil. Llevaba meses sin coger un libro, un videojuego, mi violín o la guitarra. Simplemente llegaba a casa, hacia la comida del día siguiente, cenaba viendo la tele con Marta y me iba a dormir, cosa que me costaba horrores, para levantarme al día siguiente y me iba a trabajar.

La catarsis

Pasó que hace ya casi dos años, se publicó el nuevo juego de cartas de La Leyenda de los 5 Anillos (del que os voy a hablar MUCHO). Tengo una tienda especializada al lado de casa y conocí a gente muy maja que le daba al tema. Empecé a ir a torneos y me di cuenta de lo mucho que disfrutaba. Y entonces me di cuenta de que de más joven (y no tan joven) yo jugaba a rol, a juegos de mesa, iba a convenciones y en general disfrutaba muchísimo más de la vida y de mi tiempo libre.

Hice un poco de introspección y me di cuenta de que tenía que hacer algo que me sacara del ciclo vicioso en el que había entrado. Pero no me atrevía. No podía dejar el trabajo tan alegremente, al fin y al cabo pagaba las facturas. No estaba tan mal. Viajaba y veía mundo.

Salvo porque sí estaba mal. Yo estaba mal. Sin embargo aguanté algunos meses. Luego fueron sucediendo cosas que no quiero contar por ahora, porque aun está demasiado cercano y me di cuenta de que no podía continuar. Necesitaba parar. Tenía que parar, coger aire y volver atrás en el tiempo unos cuantos años para poder avanzar de verdad.

La explosión

Finalmente lo hice. Exploté y dejé mi trabajo. Inicialmente iba a ser dejarlo y pasarme unos meses buscando algo nuevo. Pero tuve la enorme suerte de que en mi actual empresa buscaban a alguien como yo. Un día de estos os hablaré de Bitbrain, que es un sitio muy molón con una tecnología muy molona.

No se si es un buen trabajo o no. Pero sí se que disfruto yendo a trabajar cada día. Tengo la libertad de hacer las cosas a mi manera y me habilitan para aprender cosas nuevas. No e si es un buen trabajo o no, pero no me provoca ansiedad lanzarme a mundos desconocidos y me he dado cuenta de lo mucho que puedo aprender cuando dejas de estar condicionado por clientes intransigentes, por fechas de entrega imposibles y por promesas absurdas hechas a clientes solo para vender proyectos.

No se si es un buen trabajo o no, pero me permite salir a una hora decente del trabajo y no tengo que preocuparme de nada hasta al día siguiente. No se si es un buen trabajo o no pero de vez en cuando mato zombies en VR o participo en experimentos punteros de neurotecnología como sujeto de pruebas.

El renacer

Y aquí estoy, seis meses después. He adelgazado 6,5 kilos en cuatro meses. Llevo leídas algunas novelas cortas del universo de Shadowrun y de Leyenda de los 5 Anillos y sus respectivos manuales de rol. He dirigido tres partidas de rol del primero (Shadowrun) y he descubierto que es un juego que me fascina. Me estoy leyendo las reglas del segundo juego de rol y tengo muchas ganas de dirigir también partidas de ese juego.

Me he pasado una vez más el Sleeping Dogs. Me he pillado el remaster del Final Fantasy X en la Switch y le estoy dando muy fuerte.

Estoy aprendiendo Symfony (shame on me, que solo había tocado Drupal) del que solo conocía unas cuantas cosas superficiales. Estoy aprendiendo NodeJS, Angular y algunas otras tecnologías. Estoy aprendiendo DevOps porque soy el responsable de la infraestructura web de la empresa.

Tengo muchas cosas que contar.

Hasta ahora a nadie le han interesado y es posible (probable) que eso siga así, pero tengo que contarlas. Quiero escribir artículos de como puede una persona renovarse en una profesión que no para de cambiar y puede no morirse y disfrutar en el proceso. Quiero contaros por qué Shadowrun y el cyberpunk molan un huevo. Quiero tener un sitio que sea mi válvula de escape y me ayude a revisar y mantener el rumbo de mi vida.

No habrá comentarios porque el sistema que estoy usando de blogging no los permite. Pero también porque no quiero tener que estar pendiente del spam, que es básicamente lo único que va a entrar. Podéis mandarme un correo al email que encontraréis por aquí en alguna parte (todavía no he decidido donde).

Hola, me llamo Dani y voy a hablar.